Friday, February 20, 2009

Solsticio de Invierno

Sonnenwendefeier
Tatiana Vassiltchikoff, princesa de Metternich por su matrimonio con Paul Metternich, descendiente del canciller austríaco y nieto por parte de madre del marqués de Santa Cruz, cuenta en sus Memorias cómo, hacia el final de la guerra, hubo de pasar la Navidad en Bamberg, donde su marido estaba destinado como oficial de Caballería. El coronel del Regimiento era otro aristócrata, el barón Erne von Cramm, que se había ganado la Cruz de Hierro en el frente ruso. Los nazis habían intentado sustituir las festividades religiosas por festividades paganas y la Navidad fue sustituida por lo que ellos llamaban Sonnenwendefeier, o sea, Fiesta del Solsticio. El barón von Cramm fue, como oficial de mayor graduación, el encargado de hacer el discurso de la festividad a la que, en primera fila, asistían todos los jerarcas del Partido de la zona. El barón von Cramm, que ya había acreditado en Rusia su valor, no tuvo empacho en acreditarlo una vez más al manifestar, a la vez que ironizaba sobre el “heroísmo” de los condecorados burócratas presentes, que ni él ni ninguno de sus soldados había oído jamás hablar de esa festividad tan grandiosa que ahora los reunía, pues cuando estaban en el frente lo que habían celebrado era la fiesta cristiana de la Navidad, símbolo de paz y esperanza para todo cristiano e inspiración y solaz para el soldado.
No deja de ser curioso que el Gobierno que padecemos, cuya política social tan alarmantes afinidades tiene con la del nacionalsocialismo, intentara denominar con falsa asepsia laica las pasadas Fiestas de Navidad como Fiesta del Solsticio de Invierno.

2 comments:

alvaro said...

En este mundo de pluralismo religioso alguno practica las religiones de los vikingos y por eso lo del solsticio de invierno.O será que pueden resurgir en epocas de crisis ciertos planteamientos politicos

A Día De Hoy said...

Los vikingos celebran naturalmente fiestas de vikingos. http://nomosdelatierra.blogspot.com/2009/02/inmundo-del-dia-de-hoy.html