Sunday, April 15, 2012

Misericordia


Hoy domingo 15 de abril, segundo Domingo de Pascua y Octava Pascual, es día consagrado por S. S. Juan Pablo II a la Divina Misericordia. Dos hijas mías son religiosas y pertenecen a una orden joven y pujante denominada Hijas del Amor Misericordioso, a las que llamo las Mansillas, para abreviar y en memoria de su difunto fundador, el P. Mansilla S.J., natural de Alcalá de los Gazules. Una de ellas me avisó que esta mañana a las ocho y media cantaban en una misa celebrada en Madrid que retransmitía Radio Nacional de España. Mi mujer, como suele hacer cada domingo que no llueva, se levantó de madrugada para irse al alucinante baratillo del Charco de la Pava y me dejó puesta la radio con la misa. Yo me volví a dormir, aunque no estoy demasiado seguro, y al oir los cánticos monjiles di en pensar, o en soñar, que ya había pasado a mejor vida y lo que oía era música celestial. Una urgencia fisiológica me sacó de mi engaño. Y es que, como dice Woody Allen, la diferencia entre estar muerto y estar dormido es que no hay que levantarse a orinar.

6 comments:

Enrique García-Máiquez said...

Menos mal que el humor nos permite disimular. Emocionantísima entrada.

enrique baltanás said...

Genial la nota.

Javier de Navascués said...

Gracias por la entrada, divertida y emocionante.

Javier de Navascués said...
This comment has been removed by a blog administrator.
La clave cultural said...

Soberbio, como de costumbre en tí.

Laura Arias said...

Cómo puedo hacer para comunicarme con la casa de esa comunidad? Les agradezco la información