Sunday, May 24, 2020

La patria y sus hijos pródigos

                                                     

Véase La patria y sus hijos pródigos en El Debate de Hoy

Saturday, May 16, 2020

En el aniversario de Joselito


                        Hoy, 16 de mayo, hace cien años de la cogida y muerte de Joselito el Gallo en Talavera de la Reina. En su memoria exhumo esta nótula a la altura de los tiempos.
                                               

                                              La vara y el pañuelo
    Cada vez que veo echar un toro al corral y salen al ruedo los cabestros no puedo evitar representarme el “Estado de las Autonomías”.  Pocas cosas importantes acaecen en la vida española de las que la fiesta nacional no sea una metáfora. Cuando hacer el amor a una dama significaba, en España y en Francia por lo menos, cortejarla o procurar su conquista, era inevitable el paralelo con los diversos tercios de la lidia, imprescindibles para llegar a la suerte suprema, a la hora de la verdad, es decir, a la de hacer el amor a la inglesa, cambiando el acusativo por el instrumental.  En otro orden de cosas, lo que el Parlamento es a medias, lo es por entero la plaza de toros, en la que no sólo los padres de la patria, sino los ciudadanos tienen voz y voto. En el palco presidencial hay un señor rodeado de consejeros que ordena y manda con un pañuelo en la mano.  En la España democrática saltaron al ruedo uno o dos toros ilidiables y no hubo más remedio que hacer salir los cabestros, que una vez en el ruedo, se negaron a abandonarlo e hicieron causa común con los ilidiables por mucho que el presidente de la corrida agitara su pañuelo.  Estos bueyes parlamentarios, a diferencia de los de la plaza de las Ventas, no saben o no pueden hacer su oficio, pero en estos casos, en otras plazas al menos, sale un mayoral con una vara para echarles una mano y mandarlos a los corrales junto con las reses dadas por imposibles por el pueblo soberano y por el señor del pañuelo.

Thursday, May 14, 2020

Don Julio y los leones

Aparecido en L. D. el 10 de octubre de 2003

Véase Don Julio y los leones en Libertad Digital



Sunday, May 03, 2020

Friday, May 01, 2020

El Caudillo en Doñana


En el apéndice de mi libro El mito de Doñana hay un documento que da fe  del temprano interés personal que el Generalísimo tuvo por el Coto de Doñana.  Ese libro me fue encomendado por don Carlos Robles Piquer,  Ministro de Educación en el gabinete de Arias Navarro, último del Régimen del 18 de julio y primero de la Monarquía parlamentaria.  La persona más indicada para esa tarea era Miguel Delibes y fue él quien delegó en mí la tarea de defender un espacio natural expuesto a unas amenazas no muy distintas a las que el nuevo estado de cosas representaba para toda la nación española y que el tiempo ha demostrado ser muy ciertas.  Franco, pues,  ocupa el primer lugar entre los valedores de Doñana, seguido de Robles Piquer, junto a cuyos nombres es de justicia poner el de Alfonso Guerra mientras fue Vicepresidente del Gobierno.  No puede decirse lo mismo de todos los Presidentes del Gobierno que han desfilado por el Coto, desde González hasta Rajoy.

Palabras pronunciadas por mí en septiembre de 2009 en la bodega La Concha con motivo del nombramiento por el Excmo. Ayuntamiento de Jerez de la Frontera de Mauricio González-Gordon y Díez, marqués de Bonanza, hijo predilecto de la ciudad y escuchadas con consternación y escándalo por la Excma. Presidenta de la Corporación municipal que, al término del acto, se despidió a la francesa:  
Hace poco tuve que salir al paso de una información tendenciosa sobre la creación del Parque Natural de Doñana, que consistía en decir más o menos que el Parque se hizo a pesar de Franco. Eso es como decir que don Juan Carlos es rey a pesar de Franco.  No falta documentación, gráfica incluso, que demuestre el interés que el Caudillo se tomó por el Coto gracias al escrito redactado por don Francisco Bernis que le elevaron los González.  

Tuesday, April 28, 2020

Monday, April 13, 2020

Una reseña entrañable

Reproduzco, en recuerdo de mi viejo amigo José María Alberich, lector emérito de la Universidad de Exeter y miembro de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras desde su regreso a España hasta su muerte, una de las muchas pruebas de amistad por las que estaré en deuda con él mientras viva. 


La Rábida. El primero por la izquierda

 Real Academia Sevillana de Buenas Letras. El último por la derecha.

Sunday, April 05, 2020

Thursday, April 02, 2020

La poesía y el tren



Los años van pasando como trenes veloces
que dejan en el aire su silbido de vértigo,
y tú los ves pasar, ajeno e indolente,
como el pastor que guarda sus ovejas
bajo la encina de un verano eterno,
los mira desde lejos.

Olvidas que esos trenes,
no el ganado, el pastor,
la encina o el verano...,
que desde la ventana ves pasar,
son los tuyos, y tú, su pasajero.


No hace mucho estuve en Baeza y tuve acceso, por vez primera, al aula de clase de don Antonio Machado. Alguien que me acompañaba me comentó, por cierto, señalándome a la tarima sobre la que está la mesa del profesor: "Todo lo que hay ahora empezó cuando suprimieron esa tarima". A Machado el tren al caminar, siempre le hacía pensar y dialogar con su contrario, y de esos diálogos debió de salir el maestro Mairena. También el que suscribe debe al tren más de un poema y hasta la letra de un Himno del Ferroviario, a petición de mi difunto amigo Angel Maestro, gran usuario de los caminos de hierro. Enrique Baltanás, que se ha ocupado con hondura y amenidad de los Machado y de la Andalucía que recorrían en tren, es otro poeta que rinde tributo a ese medio de transporte, tan propicio a la inspiración poética. Véase esta muestra de su reciente y denso libro de poemas titulado Esta sombra que fui.

Saturday, March 28, 2020