Monday, February 16, 2009

  • La corrupción es el lubricante de la política en general y el riego sanguíneo de la democracia en particular.
  • Si el poder absoluto corrompe absolutamente, el poder democrático corrompe democráticamente.
  • Dice Montesquieu que el Estado perecerá cuando el poder legislativo esté más corrompido que el ejecutivo. ¿Y qué pasa cuando el judicial lo está aun más?

1 comment:

alvaro said...

y en otros ámbitos querido Sancho diría don Quijote.