Tuesday, June 01, 2010

Otro sinfronismo

En Escolios a un texto implícito II, Bogotá, 1977, escribía Nicolás Gómez Dávila: Las almas modernas ni siquiera se corrompen, se oxidan. Al morir Bergamín, le dediqué la siguiente necrología, posteriormente recogida en Mano en candela.


Toledo, 1962. Emilia Palomo de Valente, Julio López Cid, J. A. Valente, Sally, Bergamín. El niño es Antonio Valente Palomo.









1 comment:

Jesús Sanz Rioja said...

Qué horrible. Espero que no sea cierto. En todo caso, el artículo, una joyita.