Wednesday, March 04, 2009

Crónicas anacrónicas

Algunos libros míos desaparecen de la circulación sin que al parecer nadie supiera que alguna vez aparecieron. Tal es el caso de Crónicas anacrónicas, editado por Áltera en 2004 en Barcelona. El inmovilismo del caótico régimen que padecemos hace que lo que en sus páginas se dice siga siendo de actualidad. Por tanto voy a dar algunas muestras al azar:

La lengua y el imperio

1. Libertad de lenguaje y libertad de palabra
El último diccionario de la Real Academia de la Lengua confirma el dicho de don Antonio Machado: Qué difícil es,/ cuando todo baja/ no bajar también. La Academia da carta de naturaleza a un lenguaje zafio consagrado previamente por los medios de manipulación de masas, lenguaje que, como la jerga de todas las germanías, no dura allá de media generación. Hay con todo un término muy divulgado por esos medios en la madre patria pero que desgraciadamente es de uso corriente en las Españas de ultramar. Ese término es el de “Latinoamérica”, un término con el que se gargarizan todos los españoles que reniegan de la Historia de España. Los hispanoamericanos son mayores en edad, saber y gobierno y pueden llamarse como quieran, pero nosotros los españoles no tenemos derecho a tirar por la borda lo mejor de nuestra Historia y regalársela a los inventores de la Leyenda Negra.
Todo esto se inscribe en el marco del Free speech movement. Decía Unamuno que no es lo mismo ser librepensador que pensador libre; lo mismo cabe decir del lenguaje, máxime en una época en que la libertad de lenguaje no coincide precisamente con la libertad de palabra. La prueba es que quien suscribe, que procura hacerlo con un lenguaje lo menos libre, es decir, lo menos sucio posible, tiene que recurrir al invento éste de la autoedición electrónica semiclandestina para ejercer su libertad de palabra.

Labels:

1 Comments:

Blogger Javier Sánchez Menéndez said...

Tienes mucha razón Aquilino, mucha.

3:18 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home