Tuesday, July 06, 2010

Trampantojos

(Véase la página 52 de La Gaceta del domingo 4 de julio, dedicada a Robert Capa y Gerda Taro)

Cuando, a pesar del fracaso del mal llamado "golpe de Tejero", llegaron por fin los socialistas al poder sin tener que compartirlo en un "gabinete de coalición", los lamelibranquios de turno le preguntaron a su jefe que por qué no convertía El Socialista en diario nacional, a lo que él, con muy buen criterio, contestó que no veía la necesidad, ya que había hombres suyos en todos los diarios nacionales. Esta situación iría a más, según se adueñaba de la sociedad civil lo que yo llamo "el espíritu inmundo del 68" con sus cuatro jinetes apocalípticos, a saber, según el socialdemócrata Alejandro Llano, el feminismo, el ecologismo, el pacifismo y el nacionalismo, de suerte que hoy no hay tertulia, por muy anticonformista que sea, que se prive, no ya de un socialista de muestra, sino de algún que otro izquierdista genérico o de algún que otro equilibrista de la derecha vergonzante. Vaya por delante que a mí me parece bien, pues tanto más aprende el telespectador cuanto más variopinto es el muestrario de los bustos parlantes, que no se limita ni mucho menos a los antedichos. Bien es verdad que a veces el precio es la perplejidad, como cuando para defenderse de la feroz ofensiva de algún poderoso grupo de presión, alguno que otro pone por delante el agrado con que contempla sus exhibiciones orgiásticas o el mal trato que sus portatirsos recibían “bajo el franquismo” a tenor de la Ley de Vagos y Maleantes, promulgada por cierto bajo la II República. Conviene aclarar que “bajo el franquismo”, como bajo la República o bajo cualquier ordenamiento civilizado anterior al 68, la condición de “peligrosidad social” no la tenía una persona por sus rasgos cromosómicos, sino por sus constantes de comportamiento, y esa diferencia sigue existiendo entre los que, aun compartiendo las mismas tendencias, rechazan esas saturnales y los que se suman a ellas.
Puede decirse que toda la prensa que existe es de opinión, y la misión de un órgano de opinión no es informar, sino adoctrinar. Donde digo prensa, digo medios de difusión en general, que por algo Julián Marías los llamaba “medios de confusión”. Uno de ellos es la fotografía. Tal vez la fotografía más difundida de nuestra guerra civil sea la del miliciano empuñando un fusil en el momento de recibir un balazo. Esa imagen es, para entendernos, el Guernica de la fotografía, y tiene con la realidad la misma relación. Su autor fue el célebre Robert Capa, que no se limitó a los fotomontajes en su vida profesional y murió en acto de servicio en Indochina. También en acto de servicio, aplastada por un carro de combate del propio bando, murió su amante y alumna, cuya foto de miliciana de mono y medio tacón apuntando con pistola como de juguete hace pensar en la foto, mucho más conseguida, del miliciano del fusil.

No sé de cuál de los dos es la subtitulada erróneamente Infantes de Marina a bordo del acorazado Jaime I. El error consiste en llamar infantes de Marina a la marinería, que es lo que aparece en la foto celebrando la única hazaña bélica del Jaime, que fue la de arrojar al mar a la oficialidad, en heroica emulación del Acorazado Potemkin.

A los que hemos servido en la Marina, en mi caso en Infantería de Marina precisamente, nos intrigó siempre el léxico naval, en el que las lenguas se entremezclan e influyen de manera curiosa. Por ejemplo, “grumete” se dice en francés “mousse” y en italiano “mozzo”, palabras que vienen del español “mozo”, siendo así que “grumete” viene a mi juicio de la inglesa “groom”, que significa lo mismo, aunque en inglés “grumete” se diga “cabin boy”. La dotación o marinería del buque en italiano se dice “ciurma” y se pronuncia churma, y viene de ella la española “chusma” que, en la primera acepción que le da el Diccionario de Autoridades de la RAE es: “Los galeotes, forzados y buenasvoyas, que reman en las galeras.” Ese debería ser el pie de la foto del Jaime.

2 comments:

Rafael said...

Los buenasboyas vienen del italiano buona voglia, que es como llamaban, en tiempos de un antepasado mío que mandó galeras en Sicilia, a los remeros que no servían por condena o esclavitud. Cambiando de tema: He leído en Nueva Revista tu artículo sobre Miguel Hernández y el de García Maíquez. Os felicito a los dos.

Aquilino Duque said...

Gracias por la información, ya que la palabra no la encontraba por parte alguna. Y me alegro te gustara lo de Nueva Revista.