Sunday, April 30, 2006

Iba Conchita Gaviño con una de sus hijas por el Arenal de Bilbao y llevaba prendido un lacito con la bandera española. Se le acerca uno y le dice: „Esa banderita te la podías meter en tal sitio“. Replicó ella: „No me cabe. Ya tengo dentro la ikurriña“.

1 comment:

E. G-Máiquez said...

Lo malo es un piropo: que Conchita Gaviño es única.