Thursday, April 04, 2013

Recuerdo de Paseyro

Con Ricardo Paseyro, a quien conocí en París, congenié inmediatamente y luego nos carteamos algo y le debo favores como el de localizarme a Borges en París. Esto tuvo su mérito, porque él ya no tenía relaciones con Borges, ni buenas ni malas, y sea como fuere, después de intercambiar libros y cartas, dejé de tener noticias suyas, entre otras cosas porque le dejé bien sentado que no compartía su aversión a dos personas a las que siempre estimé mucho,  que fueron Vicente Aleixandre y Octavio Paz. Su choque con Paz  fue que, en un vernissage parisino, al que asistían el triángulo formado por André Pieyre de Mandiargues, Octavio y una italiana llamada Bona, mujer del uno y amante del otro, irrumpió Ricardito que tenía algún agravio contra el francés y lo insultó de buenas a primeras. Octavio salió en defensa de su amigo y Ricardo, que era alto y fuerte y además frecuentaba un gimnasio, hizo uso de sus puños y de nada sirvió que Bona se descalzara un zapato y tratara de clavarle el talon aiguille al agresor  en el colodrillo.  La gran masa capilar del uruguayo permitió que viviera para contarlo. Supe de este lance por los dos protagonistas por separado, por supuesto, y por otra persona, que también tuvo que ver con Octavio en Nueva York y a quien metí en una novela. Bona de Mandiargues publicó unas memorias, pero son tan ilegibles que no puedo decir si también ella lo contó a su manera.   La última vez que vi a Ricardo me anunció su propósito de irse a Formosa, es decir, a Taiwán, y yo entendí que para quedarse allá. El caso es que mis tentativas de localizarlo en París posteriormente fueron infructuosas y hasta ahora, gracias a la magia del Google no me entero de que falleció en 2009.  Me gustaría poder reproducir el coccodrillo, como decimos en Italia, publicado en Ibiza por su gran amigo Ferrandito- Guillermo de Castro, como le llamaba otro gran amigo de éste que fue Ignacio Aldecoa. Véase: "La miranda " En la muerte de Ricardo Paseyro. Ibiza, 20 de marzo de 2009.

(Paseyro, Jorge Guillén y Fernando-Guillermo de Castro en Ibiza)

2 comments:

Fernando FdeCS said...

Buenas noches. Soy Fernando de Castro Soubriet, hijo de Fernando-Guillermo de Castro, amigo de Ricardo Paseyro y lector ocasional de Vd., señor Duque.
Comenté con mi padre su artículo, la otra tarde, y le transmito su enhorabuena, a la que me uno. Además, le agradezco los datos concretos de la historia que cuenta de Paseyro contra Paz, porque el bueno de Ricardo me lo contó en varias ocasiones, pero no apunté alguno de los nombres y desconocía alguno de los detalles que Vd. aporta en su artículo.
Un cordial saludo, FERNANDO

Anibal Diaz said...

También yo, hijo de un diplomático uruguayo amigo de Ricardito, aprecio mucho este recuerdo. Ricardito era un feroz crítico,pero mejor poeta. Crítico feroz de Paz, pero también de Neruda como asentó en su libro sobre "El mito Neruda". Ahora, desconozco el carácter de los reproches que dirigía a O. Paz más allá de los personales.
Gracias por todos esos lindos recuerdos de alguien a quien queremos entrañablemente.