Saturday, July 20, 2019

Aniversario lunar


Creo haber sido el único poeta, por lo pronto de  habla española, en haber celebrado el cumplimiento en julio de 1969 del sueño de Julio Verne. Mientras Armstrong hollaba la Luna, oía yo a Bach en el  claustro trasteverino de Santa María de los Genoveses. Reproduzo aquí dos de los ocho poemas en torno al acontecimiento que escribí en aquellos tórridos días del estío romano, recogidos todos en mi libro El invisible anillo (colección Provincia. León - 1971) ilustrados esta vez por una de las banderas españolas que llevó consigo uno de los astronautas.



Wednesday, July 17, 2019

Saturday, July 13, 2019

Stonewall


Véase Stonewall en Divagaciones de una marmota

Tuesday, July 09, 2019

A carta cabal

https://angelpguerra.blogspot.com/2019/07/la-importancia-de-guardar-la-compostura.html

Hay días en que llegan artículos como éste, literalmente en alas del viento de poniente. Esto otro me llega desde la Montaña, remitido por Jesús Laínz:

“No hagáis nunca caso de lo que la gente opina. La gente es toda esa muchedumbre que os rodea –en vuestra casa, en la escuela, en la Universidad, en la tertulia de amigos, en el Parlamento, en el círculo, en los periódicos–. Fijaos y advertiréis que esa gente no sabe nunca por qué dice lo que dice, no prueba sus opiniones, juzga por pasión, no por razón. Consecuencia de la anterior. No os dejéis jamás contagiar por la opinión ajena. Procurad convenceros, huid de contagios. El alma que piensa, siente y quiere por contagio es un alma vil, sin vigor propio. Decir de un hombre que tiene verdadero valor moral o intelectual es una misma cosa con decir que en su modo de sentir o de pensar se ha elevado sobre el sentir y el pensar vulgares. Por esto es más difícil de comprender y, además, lo que dice y hace choca con lo habitual. De antemano, pues, sabemos que lo más valioso tendrá que parecernos, al primer momento, extraño, difícil, insólito y hasta enojoso. En toda lucha de ideas o de sentimientos, cuando veáis que de una parte combaten muchos y de otra pocos, sospechad que la razón está en estos últimos. Noblemente prestad vuestro auxilio a los que son menos contra los que son más”.
 
(José Ortega y Gasset, Para los niños españoles, 1928).

Monday, June 10, 2019

Febrero en la Librería Neblí

Sala Neblí en febrero. Presentación de Memoria, Ficción y Poesía 

Presentación malagueña


                         Un autor que no se vende
     Llega un momento en la vida en que más que nunca se hace realidad ese principio castrense de que la veteranía es un grado, un grado que en la vida civil se llama longevidad, y de lo que algunos presumen incluso. Hace unos días, en un acto literario o una feria del libro, me abordó un señor desconocido para comunicarme muy ufano haber averiguado que Antonio Gala había nacido en 1926. A Antonio Gala me tocó presentarlo en la tertulia hispanoamericana de Rafael Montesinos en el Instituto de Cultura Hispánica con ocasión de una lectura de su primer libro de poemas, Enemigo íntimo, “accésit” del Premio Adonais, y lo primero que hice fue resaltar la juventud progresiva del poeta, ya que cumplía años al revés, como los antiguos egipcios en sus confesiones, que empezaban por enumerar los pecados que no habían cometido. Antonio se había plantado en los veinticuatro años, en los que se mantuvo la tira de años, hasta que los años, que no pasan en balde, le obligarían por lo visto a revisar al alza su longevidad.  Yo soy más modesto que mi ilustre coetáneo y, aunque no tanto como él, puedo presumir de haber sobrevivido a cuatro regímenes políticos, a saber: Monarquía (tres meses), segunda República (cinco años), Estado Nacional (treinta y nueve años) y segunda Restauración (ya cuarentena pasada).  Debo confesar que el entusiasmo por este último régimen me duró los dos años escasos transcurridos entre la proclamación del Príncipe de España como Rey y la promulgación de la Constitución, cuyos vicios ocultos saltaban a la vista. 

    Dicho esto, debo decir también que si hay alguien que no deba quejarse de cómo le han ido las cosas, ése soy yo, por la sencilla razón de que la felicidad es para mí lo que buenamente esté a mi alcance y porque, como ya he dicho de una parte importante de mi vida, he tenido la suerte de combinar lo útil con lo deleitoso.  Eso no quiere decir que me haya parecido bien cuanto se hacía y decía a mi alrededor, pero raras veces me ha faltado un periódico, una radio, una televisión, una institución o una editorial en los que desfogarme por escrito y de palabra, o un amigo más o menos bien situado que me echara una mano.  Uno de ellos, metido a librero, quiso decorar su local con fotografías de autores contemporáneos acompañadas de una frase autógrafa que los definiera.  La mía fue: “Un autor que no se vende”, que tuvo un efecto fulminante, y es que la librería no se llegó a abrir.   Ese pensamiento lo había desarrollado antes en el Pregón de una Feria del Libro en Sevilla, donde dije que la esencia de una feria es la compraventa y el trueque y que en ella sólo vende el que se vende, pero quien me lo inspiró en realidad fue mi querido amigo el nunca asaz ponderado editor don José Manuel Lara. Lara llegó a publicarme dos libros, a pesar de advertirme: “Este libro no se va a vendé”. En el primer caso acertó y, en el segundo, se salió con la suya haciéndome una de sus faenas características, que en mi caso fue una auténtica judiada.  
    El hecho es que mi obra venía siendo lo que Fernández Flórez diría “una isla en el mar rojo”, hasta que, como no hay mal que cien años dure, empecé a darme cuenta de que estaba menos solo de lo que creía y me había leído más gente de lo que yo pensaba.  La gran revelación que fue para mí, como para tantos españoles, la irrupción triunfal de Imperiofobia y leyenda negra, se combinó con la grata sorpresa de saber que su autora sabía de mi existencia, y eso explica que le pidiera que presentara en esta Málaga, de la que sólo tengo buenos recuerdos, un libro en el que rindo homenaje a escritores que tuve por modelo y por guía y a quienes admiré en su día tanto como hoy admiro a María Elvira.     





Saturday, June 01, 2019

Parada militar

¿No va siendo hora de que nuestro Ejército desempeñe una de sus misiones de paz en esta España en peligro?¿No va siendo hora de que nuestro Ejército desempeñe una de sus misiones de paz en esta España en peligro?

¿No va siendo hora de que nuestro Ejército desempeñe una de esas misiones de paz en esta España en peligro?  

Véase comentario de Ilse en https://sevilla.abc.es/espana/abci-sevilla-rinde-homenaje-30-anos-misiones-fuerzas-armadas-exterior-201906010216_noticia.html