Sunday, August 31, 2014

Espanya ens roba o Las verdades del porquero

No sabía yo que "Espanya" era el nombre en clave del "Molt honorabla" en sus operaciones bancarias.

Véase comentario de Santos Juliá en El País

Labels: , ,

Thursday, August 28, 2014

El poeta pintor


Mano vacante
La mano del pintor –su mano viva–
no puede ser ligera o minuciosa,
apresar, perseguir, ni puede ociosa,
dibujar sin razón, ni ser activa,
ni sabia, ni brutal, ni pensativa,
ni artesana, ni loca, ni ambiciosa,
ni puede ser sutil ni artificiosa;
la mano del pintor –la decisiva–
ha de ser una mano que se abstiene
–no muda, ni neutral, ni acobardada–,
una mano, vacante, de testigo,
intensa, temblorosa, que se aviene
a quedar extendida, entrecerrada:
una mano desnuda, de mendigo.
Ramón Gaya

(tomado del cuaderno de bitácora Nova Bella)

Labels: , ,

Sunday, August 24, 2014

Poetas de España

  • 24 ago. 2014
  • ABC (Sevilla)
  • AQUILINO DUQUE Premio Nacional de Literatura

EL LARGO VIAJE DE UN GRAN VASCO

Bengoechea irrumpe en la poesía española como una hierba entre dos adoquines, y esos adoquines eran nada menos que Blas de Otero y Gabriel Celaya

EL Domingo de Resurrección de 2007 asistí al ya tradicional Pregón Taurino de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla en el Teatro Lope de Vega, también llamado «de la Exposición», a cargo esta vez del entonces Defensor del Pueblo don Enrique Múgica Herzog. Confieso que fui menos por oír al orador que por aplaudir a un hombre de bien, es decir, a un patriota, en unos momentos en que una clase política vil y una «ciudadanía» que allá se anda con ella, consideran de mal gusto amar y defender a la patria que las vio nacer. Esa hombría de bien de Múgica culminó para mí cuando cerró su perorata con unos versos y un recuerdo del poeta vizcaíno Javier de Bengoechea. Alguna vez he dicho que yo tengo una memoria de elefante para los favores que se me hacen, y yo no puedo olvidar el favor que hace ya muchos años me hizo Javier de Bengoechea cuando en términos para mí muy honrosos se ocupó de una de mis primeras novelas en uno de l os principales diarios nacionales.
Todas estas cosas se me vinieron a la memoria cuando oí mencionar su nombre al f i nal del Pregón Taurino y no perdí un segundo en tratar de ponerme al habla con Tabaco y Oro, que así fue Javier por la fiesta nacional, título por cierto de uno de sus libros de poesía. Premio de esos esfuerzos fue el envío por Javier y su hija Mila del volumen de su Poesía Completa, «A lo largo del viaje», editado por la Universidad del País Vasco. Los dos primeros libros recogidos en ese volumen están además traducidos al vascuence por un italiano benemérito, proeza para mí tan admirable como la de aquel amigo mío que se entretuvo en poner la tabla de logaritmos en números romanos.
 
Bengoechea irrumpe en la poesía española como diría Michelet, comme une herbe entre deux pavés, como una hierba entre dos adoquines, y esos adoquines eran nada menos que Blas de Otero y Gabriel Celaya, los dos colosos de la poesía española de trasguerra. Ya era mérito que aquella hierba juvenil alcanzara una lozanía propia entre aquellas potencias poéticas entre las que le tocó estar situada y con las que siempre tuvo una cordial relación de amistad y admiración. Excombatiente como ellos del Ejército nacional, pronto vio que la victoria no transformaba a España en el paraíso terrestre y, con más mesura que ellos y con menos eco por tanto, no dejó de dar testimonio del descontento generacional. Pero no nos adelantemos a los acontecimientos. Sus dos primeros libros se inscriben en la estética del grupo Garcilaso. Predomina en las formas el soneto, una estrofa con la que Bengoechea llegará a hacer auténticos juegos malabares, según va pasando del lirismo renacentista a la variedad temática del barroco. Buen conocedor de sus clásicos, hay en él ecos del Marqués de Santillana en la letrilla «Pie para el retrato de una niña rubia…» y del Ridruejo de los «Sonetos a la piedra» en los sonetos «La luna» y «La veleta». Bengoechea dialoga mucho con los muertos: Quevedo, Unamuno, Hernández, Blas de Otero…y aprueba con notas brillantes las asignaturas poéticas de trasguerra: el amor, la angustia existencial y la fe, sobre la que tiene versos definitivos: « El misterio es seguro. Existe. ¡Mira! / Tapa mis oj os y me deja ci ego. / Cierra mi boca con su tacto oscuro. / Es la mano de Dios. Y yo la beso.»
Gran aficionado a la fiesta nacional y a la pintura universal, hace de aquélla una metáfora de la historia patria y toma a la otra como pretexto para sentar cátedra de ideas estéticas. En su reflexión taurina sobre la realidad nacional abundan los golpes de pecho y los «descargos de conciencia » , de rigor también en unos tiempos en los que el inconformismo era un imperativo moral e intelectual. En ese inconformismo sigue, aunque guardando l as distancias, a Celaya y Otero, y digo lo de las distancias porque de lo contrario no hubiera escrito en una imprecación a los poetas sociales: «las buenas intenciones / nunca han salvado a un libro, ni aun de caballería.»
Hoy que por desgracia comprobamos la bondad de aquellas intenciones de los poetas sociales, hay sin embargo que destacar en ellos lo que su antólogo José Luis Cano denominó «el tema de España». Yo creo que fue ese tema, o esa retórica, lo más noble que tuvo Bengoechea en común con los poetas sociales. Gran vasco. Español —son sus palabras—, Bengoechea vive en una recatada / Bilbao interior sitiada / por el vasco neanderthal. Por eso hoy, que no sólo Bilbao, sino toda España está a merced del «vasco neanderthal», no puedo leer sin emoción versos como aquellos en los que Javier de Bengoechea dice sin rodeos: «Digo tu nombre: España…/ España, España, España, / y una vez, y otra, y otra, / toquemos a rebato / para que Dios nos oiga.»


Labels: ,

Thursday, August 14, 2014

Contra hemiplégicos mentales

Véase comentario de hoy sobre el P. Pajares, que en Gloria esté

Labels:

Thursday, August 07, 2014

Cristiandad y Modernidad

Tuesday, August 05, 2014

Las plumas de la gallina

Doble, nada o todo

enrique / garcía-máiquez |  05.08.2014 - 01:00  Diario de Cádiz
Acuenta de los pujoles, no puedo sacarme de la cabeza una cita del doctor Johnson que viene como anillo al dedo. No, no aquélla tan evidente de que "el patriotismo (léase nacionalismo) es el último refugio de los canallas", que es otro anillo a otro dedo de la misma mano larga, sino cuando le pidieron un ejemplo de insulto. Propuso: "Caballero, vuestra esposa, bajo la tapadera de un prostíbulo, comercia con mercancía robada". Como han deducido, es lo que nos pasa: nos rasgamos las vestiduras por la mercancía robada, pero hemos tragado durante decenios las mentiras históricas, el racismo encubierto, la más insultante insolidaridad, la compraventa de apoyos políticos...

En España impera una doble moral que produce compartimentos estancos entre unos desmanes y otros. Los brasileños para explicar la diferencia entre moral y ética recurren a un tatuaje en el culito de una hipotética esposa del presidente. Si lo enseña, es inmoral. Si l o pagó con dinero público, no es ético. Aquí no somos tan finos. Si se roba (y te pillan), es un horror; pero si se miente, se burla la ley, se usan las instituciones para desmoronar el Estado..., nada, eso es política. (Y eso no lo es.)

Cuánto se criticaba antes a la Iglesia diciendo que daba más importancia al sexto mandamiento que a los demás. Y cómo calcamos ahora aquella supuesta actitud en nuestra vida pública con el séptimo, que es no robarás. Algo es algo y más vale doble moral que nada, se me sugerirá. Pero la doble se queda a medias, porque carece de autoridad. La moral tiene que ser íntegra, como el lenguaje común dice (con un agudo instinto filosófico) del hombre de bien.

Dejando aparte la religión, por supuesto, hay hechos que no son ilegales -pegársela a la mujer o al marido, pensar que el aborto selectivo de niños con alguna enfermedad es la discriminación más horrible... pero dejarla correr, utilizar la educación para fines políticos, gastar a manos llenas del presupuesto, incumplir promesas, escurrirse uno y dejar que la crisis arrase a los demás, etcétera- que, sin embargo, resultan una bomba de relojería en los fundamentos de la vida pública. Esto se me puede discutir, claro, pero no que hay, además, un montón de leyes y hasta sentencias del Supremo e incluso la misma Constitución que se vulneran sin recato, sin consecuencias políticas, sin escándalo alguno. Por lo visto, mientras no se comercie con mercancía robada...

Labels: